La vuelta al deporte después de una lesión

Sin categoría Añadir un comentario

En el caso de lesiones musculares es clave cumplir en forma estricta tres etapas para evitar la reincidencia: el abordaje médico luego del diagnóstico, el tratamiento kinesiológico, y la etapa de ejercicios específicos imitando el gesto del deporte en el mismo campo de juego, pero sin competir.
Cada deporte se caracteriza por demandar distintas posturas del cuerpo y cada uno exige algunos músculos en particular. Por esto, las lesiones también difieren entre las actividades. Por ejemplo, “la rodilla del saltador” en el caso de los jugadores de vóley, “el codo de tenista” (epicondilitis), o “el codo del golfista” (epitrocleítis).

En los deportes de mayor impacto como el rugby, es frecuente el desgarro de los músculos del muslo (isquiosurales) o luxaciones claviculares, y en los jugadores de básquet son comunes los esguinces de tobillo.

También pueden presentarse inflamaciones en la zona de inserción de un músculo, denominada entesitis, que se manifiesta en forma diferente según el deporte. Cualquiera que sea la lesión, el proceso de retomar la actividad es progresivo y conlleva temores e incertidumbres centrados en la recuperación total, el rendimiento deportivo o la reincidencia en la lesión.

EL ABC de la vuelta al deporte
En este proceso, el Dr. Néstor Lentini, especialista en Medicina del Deporte en el Hospital Universitario Austral (HUA), explicó que cuando se produce una lesión hay que cumplir en forma estricta tres etapas para evitar la reincidencia, especialmente cuando se trata de lesiones tendinomusculares, como desgarros, tendinitis, distensiones o esguinces de las grandes articulaciones como la rodilla o el tobillo.

“En la primera etapa, se confirma el diagnóstico de la lesión y se comienza con el tratamiento médico, muchas veces complementándolo con el abordaje kinesiológico, para luego pasar a la segunda etapa de tratamiento exclusivamente fisiokinésico, cuando la lesión lo requiera”, indicó el Dr. Lentini.

Por último, se prepara la vuelta a la actividad física: “El paciente comienza con ejercicios específicos imitando el gesto del deporte que practica, e inclusive en el mismo campo de juego donde realiza la práctica de su deporte, acompañado en general por el fisioterapeuta, pero todavía no compite”, especificó.

Una vez terminada esta etapa, el deportista estará en condiciones de volver a competir. “Si obviamos esta última etapa se puede reincidir en las lesiones, no es suficiente la reparación observada en el seguimiento de las imágenes como la ecografía o resonancia magnética si no se cumple con la tercera etapa de la recuperación”, aclaró.

La recuperación post quirúrgica
En el caso de lesiones más serias, como reparaciones ligamentarias o meniscales e incluso en otras intervenciones quirúrgicas relacionadas con lesiones deportivas, los ejercicios de control y fortalecimiento muscular, llamados propioceptivos, se tornan fundamentales dentro de la etapa de rehabilitación.

Asimismo, el deportólogo del HUA aclaró que “muchas lesiones pueden evitarse corrigiendo el gesto deportivo u observando desequilibrios como el pie plano, errores posturales en las rodillas y alteraciones en la columna”.

Contacto: Dr. Néstor A. Lentini: NLENTINI@cas.austral.edu.ar.

Hospital Universitario Austral

del.icio.us Reddit Slashdot Digg Facebook Google Yahoo Bloglines

hospital universitario austral

Deje un comentario

*